Reinos cristianos peninsulares

Formación y consolidación de los reinos peninsulares

mapas reconquista

1.El origen de los reinos occidentales (cantábricos)

Los pueblos del Norte peninsular (galaicos, astures, cántabros y vascones), protegidos por la Cordillera Cantábrica, se mantuvieron independientes.

Un noble visigodo, Pelayo, obtuvo la victoria de Covadonga (722) frente a los musulmanes, considerada como el inicio de la Reconquista. Sus sucesores (Alfonso I y Alfonso II) se negaron a pagar impuestos a Al-Andalus y crearon el reino de Asturias.

A mediados del siglo IX, con Alfonso III, este reino aprovechó la debilidad del Emirato de Córdoba y ocupó tierras hasta el Duero. Para controlar estos nuevos territorios, los repoblaron con campesinos y trasladaron la capital a León (pasó a llamarse reino de León).

En el siglo X, el Califato de Córdoba frenó la expansión leonesa, y diversas expediciones, dirigidas por al-Mansur, saquearon sus ciudades.

Castilla fue en su origen un territorio fronterizo de León, expuesto a los ataques musulmanes y gobernado por condes que dependían del rey de León. Bajo el conde Fernán González, Castilla empezó a ser más influyente, aunque continuó dependiendo del reino de León o del de Pamplona. Con Fernando I (1035) se convirtió ya en reino de Castilla.

2. Los primeros condados y reinos orientales (pirenaicos)

En el siglo VIII, los francos crearon una franja fortificada en los Pirineos para protegerse de los musulmanes de Al-Andalus: la Marca Hispánica. Se dividía en condados dependientes de Carlomagno, pero se fueron desvinculando de él a su muerte.

Un conde de Pamplona, Íñigo Arista, se independizó de los francos en el siglo IX y creó el reino de Pamplona. Éste se fue expandiendo hasta que consiguió su máxima extensión con Sancho III el Mayor (siglo XI). Sin embargo, a su muerte dividió el reino entre sus hijos.

Los condados aragoneses (Aragón, Sobrarbe y Ribagorza) también se independizaron de los francos en el siglo IX. Con Sancho III estuvieron unidos al reino de Pamplona, pero a su muerte, su hijo Ramiro I unió los tres condados y se proclamó rey de Aragón.

Los reyes francos dominaron más tiempo los condados catalanes. El conde de Barcelona, Vifredo el Velloso, obtuvo el vasallaje de la mayoría de los demás condados catalanes. Su nieto, el conde Borrell II, logró la independencia de los francos en el año 987.

“El cantar de Roldán Según cuenta la tradición, en el año 778, cuando el ejército franco regresaba a su reino atravesando el puerto de Roncesvalles, fue atacado por los vascones. Éstos derrotaron y mataron a los guerreros de la retaguardia del ejército y se apoderaron de todo el bagaje que llevaban. Este hecho se narra en el poema épico El cantar de Roldán, escrito en lengua francesa.”

3. La Reconquista de los siglos XI y XII

El Califato de Córdoba se fragmentó en taifas (1031), lo que facilitó la expansión cristiana hacia el Sur.

Las taifas intentaron comprar la paz mediante un pago anual en oro, las parias. Pero los reinos cristianos usaron esos ingresos para conquistar territorios:

-Fernando I de Castilla unió su reino al de León y se expandió por el Sur del Duero. Su hijo Alfonso VI ocupó Toledo (1085), llegó al Sur del Tajo y repobló las tierras entre este río y el Duero.

Alfonso I de Aragón ocupó la taifa de Zaragoza y su capital (1118). Por su parte, el conde de Barcelona Ramón Berenguer IV conquistó Tortosa (1148) y Lérida (1149). Y el primer rey de la Corona de Aragón, Alfonso II conquistó Caspe y fundó Teruel (1171).

Ante los avances cristianos, las taifas pidieron ayuda a los almorávides (1086-1109), unos guerreros del Norte de África que acabaron derrotando a los reinos cristianos. Pero el dominio almorávide se debilitó, y en 1146 las taifas pidieron ayuda a los almohades, que también lograron frenar a los cristianos durante 50 años.

Los grandes reinos peninsulares

1. La consolidación de los reinos hispánicos, siglos XII y XIII

Entre los siglos XII y XIII los reinos cristianos que se formaron se fueron consolidando. Se establecieron dinastías de reyes que se sucedían en el cargo de forma hereditaria.

-Castilla y León, que se unieron y se separaron varias veces desde 1038 con Fernando I, se unieron definitivamente en 1230, bajo Fernando III, formando la Corona de Castilla.

-Portugal, en origen un condado de Castilla y León, se independizó en 1128 cuando el conde Alfonso Enríquez se proclamó rey.

-El reino de Pamplona fue independiente en su formación, pero también estuvo unido al de Aragón. Del reino de Aragón se separó definitivamente en 1134 y quedó encajado entre éste y el reino de Castilla, por lo que no pudo expandirse. En el siglo XII pasó a denominarse reino de Navarra. En los siglos XIII y XIV estuvo gobernado por dinastías francesas.

-La Corona de Aragón se formó en 1137, tras el matrimonio de la princesa Petronila de Aragón con el conde Ramón Berenguer IV de Barcelona.

La Corona de Aragón dominó algunos territorios en Occitania hasta que el rey fue derrotado en la batalla de Muret contra los franceses (1213). Entonces, sus sucesores dirigieron la expansión hacia el Sur peninsular y el Mediterráneo.

2. La gran expasión del siglo XIII

A lo largo del siglo XIII, tras la batalla de las Navas de Tolosa (1212), que puso fin a la hegemonía almohade, los reinos cristianos iniciaron una gran expansión militar hacia el Sur:

Portugal finalizó su expansión con la conquista de Faro en 1249.

El reino de León ocupó Extremadura (1230) y, tras la unión con Castilla, el valle del Guadalquivir (Fernando III) y luego Cádiz y Murcia (Alfonso X).

El rey de Aragón Jaime I conquistó Valencia (1238) y también las islas Baleares (1287).

Al-Andalus quedó reducido al reino de Granada, que se mantuvo independiente hasta finales del siglo XV.

La repoblación de las tierras conquistadas siguió dos caminos diferentes:

En Castilla los pobladores musulmanes huyeron al Sur o fueron expulsados. Las tierras se repartieron en latifundios a los nobles y a las órdenes militares que habían ayudado en las campañas.

En Aragón, el sistema fue parecido, pero los musulmanes se quedaron como siervos con sus costumbres(mudéjares).

4. La repoblación de los territorios conquistados

La ocupación de tierras deshabitadas o conquistadas a los musulmanes se denomina repoblación. Las tierras se convertían en propiedad del rey, que las entregaba a los nobles en pago de su ayuda militar, a los eclesiásticos para fundar monasterios, o a los campesinos libres, que las ponían en cultivo.

Los repobladores eran cristianos o mozárabes, atraídos por los privilegios de las cartas de poblamiento.

Las repoblaciones tuvieron distintas fases:

Desde el siglo IX, en el valle del Duero y al Sur de los condados pirenaicos, hubo repoblaciones libres, en las que se entregaban parcelas (presuras en Castilla y aprisio en Aragón) a los campesinos.

A partir del siglo XI, los campesinos tuvieron que buscar la protección de un señor y pasaron a ser siervos. Se concedieron Cartas de Población.

En el siglo XII, cuando ya se ocupaban territorios densamente poblados por los musulmanes, se organizaron las repoblaciones concejiles, que otorgaban fueros (privilegios y derechos) a sus repobladores. Mediante órdenes militares y repartimientos.

Los territorios repoblados pasaron a ser organizados económicamente igual que los reinos cristianos: se fundamentaban en la agricultura de subsistencia, la ganadería y una red escasa de intercambios.

Las cartas de poblamiento: “Yo, Alfonso, concedo esta carta a vosotros cristianos mozárabes, a los cuales yo saqué […] del poder de los sarracenos y conduje a tierras cristianas. Me complace, porque abandonasteis vuestras casas y vuestras propiedades y vinisteis a poblar mis tierras, concederos buenos fueros en toda mi tierra, que seáis libres y francos vosotros y vuestros hijos, en todo cuanto podáis poblar y trabajar en las villas y términos que yo os daré. […] Carta puebla concedida por  Alfonso I a los repobladores mozárabes
del valle del Ebro,
1126.

2.2. La ocupación y repoblación del territorio

A diferencia de las primeras etapas de la Reconquista, en el siglo XIII se ocuparon territorios muy extensos, con importantes ciudades y con una destacada actividad económica.

-En las tierras conquistadas por Castilla, gran parte de la población musulmana huyó o fue expulsada hacia Granada y el Norte de África. La mayor parte del territorio fue otorgado en forma de grandes latifundios a los nobles y a las órdenes militares que habían ayudado en las campañas.

Las tierras fueron repobladas por leoneses, castellanos y vascos, a quienes se les entregó lotes de tierra o vivienda en las ciudades. Pero grandes extensiones, especialmente de las órdenes militares, fueron dedicadas a pastos para introducir inmensos rebaños de ganado ovino, que necesitaban poca mano de obra y reportaban grandes beneficios.

-En las zonas ocupadas por la Corona de Aragón (Valencia, Baleares y Murcia) se empleó un sistema similar. Pero a diferencia de la ocupación castellana, la mayoría de musulmanes permanecieron en dichos territorios (mudéjares) y pudieron conservar su religión y sus leyes. Muchos se convirtieron en siervos de los nobles y de los clérigos. Los repobladores que ocuparon las Baleares fueron preferentemente catalanes. Hacia Valencia descendieron aragoneses, que ocuparon las tierras del interior, y catalanes, que poblaron la zona litoral.

curiosidades

Alfonso III Alfonso VI corona de Alfonso VIII el Cid y Alfonso VI Fernando III